El Hôtel de Toulouse, el ex Hotel de La Vrillière,

5.2) Obras Civiles:

 

 

5.2.2 Hoteles

 

El Hôtel de Toulouse, el ex Hotel de La Vrillière, 1635

 

Fue encargado por Luis Phélipeaux de La  Vrillière  hacia 1635 a  François Mansart, y construido alrededor de 1640 .Phélypeaux, un amante del arte italiano, construyó allí  una habitación  para sus colecciones, una magnífica galería de 40 metros de largo, con un fresco del techo pintado por François Perrier , inspirándose en la Galería de Apolo en el Louvre o el Salón de los Espejos de Versalles . Diez grandes lienzos adornan las paredes, pintados por los grandes maestros italianos del siglo XVII, tales como Guercino, Guido Reni, Pietro da Cortona, Carlo Maratta, etc.

Situado en la calle de La Vrillière, enfrente del Palacio Real. Hoy en día, su edificio principal es la sede del Banco de Francia.  Originalmente, la casa tenía un jardín grande con una forma paterre hacia el suroeste.

 

La parte principal del edificio sigue la forma acostumbrada, y consta de tres alas que rodean un patio cerrado por un muro, pero Mansart confirió a todo el diseño una sencillez y armonía clásicas. Todos los elementos del corps-de-logis principal, el pabellón central y las alas, son volúmenes claramente definidos, casi vírgenes de decoración, donde las ventanas son huecos rectangulares rodeados por las molduras más sencillas.

 

La división en planta es al misma alrededor del todo el patio, pero se evita la monotonía por medio de variaciones sutiles en la inclinación de los tejados que, por cierto, son todos mas bajos de lo que se estilaba en aquella época, y por lo  tanto, armonizan mejor con los volúmenes que cubren.

 

El frente del jardín casi doblaba el ancho del lado del patio y no era coaxial con este, pero Mansart dispuso las habitaciones muy hábilmente para ocultar esta irregularidad.

 

La fachada estaba flanqueada por un lado por un ala larga que, formando ángulo recto con ella, discurría a lo largo del jardín, llevando en el primer piso un invernadero y en el segundo una galería. Esta es una muestra temprana de una distribución que emplearon muchos arquitectos de la generación de Mansart- por ejemplo Le Vau en el Hotel Bautru pero la galería de Mansart les pareció a sus contemporáneos particularmente impresionante. Como si protestaran contra la rica decoración dorada de la época, las paredes eran totalmente de estuco color piedra, interrumpidas por una serie de lienzos de Guercino, Guido Reni, Poussin y otros.

La bóveda llevaba frescos de François Perrier con escenas alegóricas insertas en marcos de estuco autentico o imitado.

El hotel fue rediseñado en 1712 por Robert de Cotte, el primer ministro Architecte du Roi.

66
66
67
68
69
70