Clasificación del museo según la propiedad

El museo como organización está en alto grado condicionado por el tipo de institución que asume su titularidad. Titular es la persona, institución o autoridad tutelar que asume la responsabilidad legal y económica de un museo: en otras palabras, su propietario o titular patrimonial. De hecho sólo hay tres tipos de autoridades tutelares posibles: públicas, privadas y mixtas, lo que da lugar a normalmente tres modelos teóricos de gestión notablemente característicos que influyen en la filosofía gestora, la forma de administrar el día a día y el tipo de recursos manejados por los museos. Los museos públicos, mayoritarios en España, son normalmente de gestión más rígida que los privados, sin ir mas lejos porque están obligados a cumplir con la legislación que regula los actos jurídicos de todas las administraciones públicas, caso de los contratos, por ejemplo. Dicho de otra manera, las autoridades que tutelan a los museos predeterminan el grado de flexibilidad en la gestión.

En España, los datos recientes absolutos por titularidad (datos de 2004, Ministerio de Cultura) de museos censados presentan la siguiente distribución.

-Museos públicos: 807

-Museos privados: 409

- Museos Mixtos: 22

diapositiva1
diapositiva1
diapositiva2
diapositiva3
diapositiva4
diapositiva5
diapositiva6
diapositiva7

Presentación Diapositivas

 

Tipos de organizaciones gestoras y modelos de gestión

Los diversos museos del mundo funcionan, pues, de forma más o menos diferente de acuerdo con los usos de autoridad tutelar y el tipo de organización gestora de que se valgan. Como no es posible considerar a ninguna organización privada lucrativa como museo, los entes candidatos para ejercer de organización gestora, se limitan a los siguientes:

  1. Las administraciones públicas directamente o a través de organismo independientes, consorcios o fundaciones publicas.
  2. Los particulares y las empresas privadas (incluyendo universidades privadas) fundamentalmente a través de asociaciones o sociedades sin ánimo de lucro y de fundaciones privadas.
  3. Las iglesias.

 

 

Tales entes gestores-dependencias propias, organismos autónomos, consorcios, fundaciones-dan lugar a tres grandes modelos distintos de gestión de organizaciones. Como se han apuntado más arriba, estos modelos conllevan un nivel de flexibilidad variable de los actos gestores, además de constituirse en el condicionante mayor de las estructuras internas que adoptan las organizaciones centrales de los países con museos a su  cargo, tienden a favorecer organizaciones internamente jerarquizadas formando una estructura piramidal, con un director en la cúspide dotado de amplios poderes.

 

Los modelos de gestión son los siguientes:

  1. Organizaciones dependientes orgánicamente.
  2. Organizaciones independientes con autonomía de gestión.
  3. Organizaciones independientes.